Correa_portada
marzo 17, 2015

Gobierno valora uso de huella genética tras formalización de individuo acusado de tres violaciones

El uso del Registro Nacional de ADN fue clave para determinar la identidad de un individuo, quien habría abusado sexualmente de tres mujeres en 2014. Cobra relevancia el uso de esta técnica, ya que el Ejecutivo quiere ampliar este registro hacia otro tipo de delitos, como el robo con intimidación y hurtos.

El Ministerio del Interior participó esta mañana en la audiencia de formalización de Jesús Araya, imputado por el delito de violación en contra tres mujeres, hechos ocurridos el año pasado en el sector sur de Santiago.

Los alegatos por la parte querellante estuvieron a cargo del jefe de la División Jurídica del Ministerio del Interior, Luis Correa, quien -tras presentar la querella correspondiente- argumentó que se trata de una caso de máxima gravedad para la sociedad. Durante la audiencia, el abogado recordó que el Gobierno había formado parte de querellas en situaciones anteriores.

Junto con el fiscal jefe de delitos sexuales de la zona Metropolitana Sur, Rodrigo Chinchón, las partes alegaron a favor de que el imputado quedé en prisión preventiva, siendo concedida por el tribunal al ser considerado el imputado como un peligro para la sociedad.

Un hecho relevante de la formalización fue la utilización de la huella genética como elemento clave para determinar la identidad del individuo. Tras la realización de pericias a las víctimas, se pudo determinar un perfil genético que coincidía con la identidad de Araya, quien figuraba en el Registro Nacional de ADN por un delito anterior cometido por el imputado en 2008.

Para Correa, la utilización de la huella genética representa un hito esencial no sólo para la investigación de este delito, sino que también para las modificaciones de ley que el Ejecutivo está promoviendo a través de su agenda corta en contra la delincuencia, que propone el uso de este mismo elemento en otros delitos de connotación.

“Sin huella genética, hoy no tendríamos imputado y no tendríamos un sujeto fuera de las calles de La Pintana. Por eso el Gobierno ha impulsado un proyecto de ley que tiene por objeto ampliar la huella genética a otros delitos, como el robo con sorpresa o el hurto. Queremos que la facilidad para identificar imputados sea más amplia y así poder sacar de circulación a muchos delincuentes de esta misma gravedad”, explicó Correa.